Ortodoncia

PDF
Imprimir
E-mail
Jueves, 02 de Julio de 2009 21:11

1. ¿Qué es?

La ortodoncia es una especialidad de la Odontología cuyo objetivo es la reposición en su sitio de las piezas mal colocadas. El término ortodoncia procede de las palabras griegas "orthos" (recto) y "dontos" (diente).

Actualmente unos dientes bonitos son una inmejorable tarjeta de presentación en las relaciones sociales.
La mayoría de los pacientes acude a la consulta del odontólogo para solucionar problemas en la belleza y armonía de sus dientes, pero este tratamiento no sólo tiene fines estéticos, sino fundamentalmente saludables.

Cuando una dentadura encaja mal, provoca alteraciones que van desde dolores de cabeza por alteración de un adecuado encaje dentario que repercute sobre la articulación de la mandíbula, hasta caries, ya que los alimentos se retienen con más facilidad y es más complejo realizar una higiene correcta en los dientes mal posicionados.


La ortodoncia puede mover un diente situado en una posición anormal en las arcadas dentarias hasta su posición adecuada. También puede corregir rotaciones e inclinaciones dentarias.
Cierra espacios vacíos entre dientes, abre las arcadas dentarias para dejar sitio a dientes que no tienen espacio para su correcta ubicación o ayuda a la erupción de dientes que han quedado dentro del hueso de los maxilares. Según sea el defecto a corregir la técnica será más o menos compleja y durará un determinado tiempo.

2. ¿Quien puede beneficiarse?

El momento ideal para realizarla es durante la época de crecimiento, ya que los tejidos orales se adaptan mejor a los cambios. Por ello, la ortodoncia ha sido tradicionalmente usada para el tratamiento en los niños.
Sin embargo cada vez son más los adultos que acuden a la consulta del odontólogo en demanda de este tratamiento con cada vez mejores resultados

3. Tipos

- Aparatos removibles. Consisten en una placa de plástico que encaja en el paladar y que se sujeta a los dientes con pequeños ganchos metálicos. Este método sólo es útil en determinados casos. El niño puede quitárselo y ponérselo sin la ayuda del odontólogo.
Los aparatos removibles, al poder quitarse, hacen más fácil la higiene tanto del aparato como de los propios dientes. Pero también tiene desventajas; dificulta el habla y la masticación sobre todo los primeros días, y el niño puede perderlo o romperlo. Otra desventaja es que su colocación depende de la voluntad del niño o de sus padres. Puede que, por olvido o por desidia, el niño no se lo ponga de modo que no se obtenienen los resultados esperados.

- Aparatos fijos. Consisten en una serie de alambres sujetos a los dientes por medio de unas piezas llamadas "braquets". Estos "braquets" suelen colocarse en la cara externa de los dientes, que es la que se ve cuando sonreímos. Esto es lo más frecuente y lo que mejores resultados da.
También pueden colocarse en la cara interna o lingual. En este caso no se ven ni los "braquets" ni los alambres, aunque esta opción dificulta el habla y puede producir ulceraciones en la lengua.
Este sistema de "braquets" permite un mayor control del movimiento dentario. También permite una mejor previsión de resultados ya que el paciente no puede quitarselos a su voluntad, sino que necesita para ello de la intervención del odontólogo

Actualizado ( Jueves, 17 de Mayo de 2012 11:01 )

Una nueva técnica corrige alteraciones de cráneo y cara a más de 30 pacientes

Antonio España López participa en el equipo de la unidad de malformaciones congénitas del Hospital Virgen de las Nieves de Granada. Seguir

 

Pacientes con labio leporino reciben un tratamiento pionero en Andalucía.

Antonio España López, Adoración Martínez y Ricardo Fernández, miembros del equipo que trata la deformidad facial. Seguir